Estos siete mitos a menudo se escuchan entre las parejas que desean quedarse embarazadas. En gran parte, son totalmente infundados. 1

Puede concebir sólo el día en que se ovula

Falso. El esperma puede sobrevivir aproximadamente 72 horas, a veces incluso hasta cinco días, en el aparato reproductor femenino. Por lo que relaciones sexuales dos o tres días antes de la ovulación puede por lo tanto acabar en fecundación. Después de la ovulación, el óvulo viaja a lo largo de las trompas de Falopio durante aproximadamente 24 horas. Por lo tanto, es potencialmente fértil 24 horas después de la ovulación.

Los ciclos menstruales son siempre de 28 días

La duración de los ciclos menstruales puede variar entre 24 y 36 días, según la mujer. Algunas mujeres tienen regularmente un ciclo relativamente largo o corto; otras, la duración del ciclo menstrual varía de mes a mes. El mito del ciclo de 28 días se puede remontar a la introducción de la píldora, ya que las hormonas de la píldora establecen artificialmente un ciclo de 28 días.

Tener relaciones sexuales todos los días aumenta sus posibilidades de embarazo

Esto no es necesario. Dado que a menudo se requiere de seis a doce meses para concebir, lo mejor es tomarlo con calma. No tiene sentido agotar a la pareja y más si su esperma es viable en su interior de tres a cinco días tras la relación.

No se puede quedar embarazada durante la menstruación

Aunque la probabilidad de fertilización por relaciones sexuales durante la menstruación no es particularmente muy alta, algunas mujeres pueden ovular tan pronto como cuatro días después de la menstruación. Como los espermatozoides pueden sobrevivir hasta cinco días en el tracto genital, es posible que las relaciones sexuales durante la menstruación puedan acabar en embarazo.

Levantar las piernas tras practicar sexo aumenta las posibilidades de embarazo

La teoría es que levantar las piernas permite a la gravedad ayudar al esperma a viajar por el cérvix. Ninguna investigación se ha llevado a cabo para confirmarla. Así que, ya que no hace daño, merecería la pena intentarlo.

Comer ostras ayuda a aumentar la fertilidad masculina

Hay algo de verdad en esto. Las ostras contienen grandes cantidades de zinc y aminoácidos. Déficit en zinc puede suponer bajos niveles de testosterona y los aminoácidos pueden estimular el desarrollo del esperma. Teniendo en cuenta estas dos consideraciones, las ostras pueden tener un efecto positivo en el desarrollo de esperma. Pero asegúrese de tener una dieta equilibrada en la que se incluya también otros minerales y vitaminas.

Una dieta saludable es suficiente para obtener todas las vitaminas, minerales y aminoácidos necesarios

Una dieta saludable es un concepto teórico que es difícil de alcanzar en el mundo real. Numerosos estudios en Europa y los EE.UU. confirman que una gran parte de la población no toma las vitaminas y aminoácidos suficientes. Déficits en ácido fólico y vitamina D se muestran en el 80 % de la población. El hierro, la vitamina E y la vitamina C son nutrientes adicionales que no forman parte de nuestra dieta en cantidades adecuadas. Lo mismo ocurre con los ácidos grasos esenciales Omega-3, DHA y EPA, que ayudan a regular los niveles de colesterol y juegan un papel importante en el desarrollo del tejido nervioso. No muchas personas siguen las recomendaciones de los nutricionistas de dos porciones de pescado por semana y cinco porciones de frutas y verduras al día.

Un déficit en vitaminas, minerales o ácidos grasos omega-3 aumenta significativamente la probabilidad de complicaciones durante el embarazo. Déficit en ácido fólico durante las dos primeras semanas de embarazo supone un aumento en cuatro veces del riesgo de espina bífida (cierre incompleto del tubo neural del feto). El desarrollo del feto también puede verse afectado negativamente. Es muy recomendable que antes y durante el embarazo, las mujeres embarazadas sigan estrictamente una dieta saludable o tomen suplementos de vitaminas y minerales.

  1. Fehring RJ, Schneider M, Raviele K (2006) Variability in phases of the menstrual cycle. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs 35: 376-384
Share and help your friends...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0