El colesterol es un esteroide que se encarga de transportar los mensajeros químicos y proteínas hacia la membrana celular. ¡Acabemos de una vez por todas con una falsa idea muy extendida!: ¡el colesterol no es un lípido o grasa! En el organismo, es el precursor de hormonas esteroides como, por ejemplo, la testosterona, estradiol, progesterona, corticoides y los ácidos biliares. Por lo tanto, el colesterol es una sustancia natural indispensable en el metabolismo humano. No obstante, los niveles de colesterol y triglicéridos se denominan habitualmente “lípidos en sangre“.

El noventa por ciento del colesterol lo produce el organismo. El hígado elimina unos 500 mg de colesterol al día. Para alcanzar y mantener un nivel de colesterol saludable hace falta promover un delicado equilibrio entre la producción de colesterol, el consumo de colesterol mediante los alimentos y la eliminación de colesterol.

Un nivel de colesterol elevado no se percibe inmediatamente. Generalmente, las personas afectadas no se dan cuenta de que tienen un nivel de colesterol elevado hasta la fase final, cuando ya ha dañado considerablemente los vasos sanguíneos al cabo de muchos años. Los niveles de lípidos en sangre pueden medirse con un análisis de sangre. Además del nivel de colesterol total, el informe del laboratorio sobre la muestra de sangre también incluye los niveles de triglicéridos, así como la HDL (lipoproteína de alta densidad = “colesterol bueno”) y LDL (colesterol de baja densidad = “colesterol malo”).

Nivel de colesterol alto: causas y consecuencias

Disminución de lípidos en sangreEstas son las causas más habituales de los niveles de colesterol altos:

  • genética (la hipercolesterolemia es hereditaria),
  • dieta (grandes cantidades de ácidos grasos saturados),
  • falta de ejercicio,
  • obesidad (índice de masa corporal),
  • edad.

Un nivel de colesterol alto (sinónimo de alto nivel de lípidos en sangre) es consecuencia de una dieta poco saludable rica en grasas, pero también influyen factores hereditarios. En los países occidentales industrializados, más de la mitad de los adultos mayores de 40 años muestran un nivel de colesterol alto.

Los niveles altos de lípidos en sangre provocan la acumulación de grasa en el interior de las paredes de los vasos sanguíneos. Estas acumulaciones o placas pueden producirse en cualquier parte del sistema de vasos sanguíneos. La presión sanguínea alta (hipertensión) también es una consecuencia habitual de un nivel de colesterol alto. El proceso es insidioso o se desarrolla a lo largo de varios años. Según la parte del organismo en la que se comprometa la circulación sanguínea, la falta de riego en dicha zona del organismo puede provocar más problemas:

  • la falta de circulación por las arterias pélvicas puede provocar disfunción erectil,
  • una circulación escasa en el oído interno puede provocar zumbido de oídos y vértigo,
  • la falta de riego en los ojos puede provocar discapacidad visual y degeneración macular.
  • Los tejidos que se quedan sin riego sanguíneo se deterioran rápidamente.
  • La probabilidad de que se formen coágulos sanguíneos (trombosis) aumenta considerablemente, lo que se traduce en una probable aparición de complicaciones como, por ejemplo, embolia pulmonar y embolia cerebral.

Un nivel de colesterol elevado puede reducirse considerablemente con un cambio de dieta concreto. Los fitosteroles, en particular, son famosos por su capacidad para reducir el colesterol. Consumir aminoácidos como la carnitina, arginina y taurina, así como vitaminas también contribuye a reducir el nivel de colesterol.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un esteroide. Junto a los triglicéridos, el colesterol es un componente importante de las membranas celulares. El organismo también necesita el colesterol para sintetizar varias hormonas. El hígado utiliza el colesterol para producir ácido biliar, que absorbe las grasas en el intestino delgado.

En resumen, el colesterol es una sustancia inequívocamente indispensable. No obstante, un exceso de colesterol puede provocar diferentes tipos de problemas de salud.

Valores de lípidos en sangre: colesterol bueno – colesterol malo

Existen diferentes tipos de colesterol:el colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) y el colesterol HDL (lipoproteína de alta densidad). En ocasiones, también se mide el colesterol VLDL (lipoproteína de muy baja densidad). Estos colesteroles se llaman “lipoproteína” porque hacen referencia a los lípidos asociados a una proteína. El colesterol fluye y circula por el organismo en esta forma.

En Alemania, los lípidos en sangre se indican en mg/dL, mientras que en la parte anglo sajona del mundo se indican en mmol/L. La conversión es muy fácil: 1 mmol/L = 38,67 mg/dL

El colesterol HDL es el denominado colesterol “bueno”. El colesterol HDL transporta lípidos desde los vasos sanguíneos hasta el hígado.

Los valores de “colesterol bueno” (HDL) en sangre deber estar por encima de 40 mg por dL de sangre.

El colesterol LDL y colesterol VLDL se consideran “colesterol malo“. El colesterol LDL transporta lípidos desde el hígado hasta la sangre. Si se acumulan en la sangre (nivel de colesterol LDL alto), el resultado es un endurecimiento de las arterias (arteroesclerosis).

Los niveles de colesterol LDL en la sangre deben ser lo más bajos posibles. Por lo general, el objetivo es mantenerlos por debajo de 100 mg por dL.

Con un nivel de colesterol superior a 100 mg por dL, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. En niveles superiores a 159 mg por dL, el riesgo es alto y en niveles por encima de 190 mg por dL, el riesgo se considera muy alto. En personas que no tienen factores de riesgo adicionales para enfermedades cardiovasculares, un nivel de colesterol relativamente alto de 160 mg por dL como máximo, se sigue considerando aceptable.

El colesterol total es el valor de todos los tipos de colesterol en la sangre. Debe ser inferior a 200 mg por dL de sangre. Un valor superior a 200 se denomina “hipercolesterolemia“.

A los 40 años, el nivel de colesterol promedio es de 230 mg por dL aproximadamente. Sigue aumentando con la edad. Por consiguiente, los niveles de colesterol altos tienen mucha prevalencia.

Los triglicéridos son lípidos y aceites en sangre. En una prueba de lípidos, el valor de triglicéridos debe ser inferior a 200 mg por dL y, preferiblemente, por debajo de 150 mg por dL (< 1,7 mmol por L). Un nivel de triglicéridos alto aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos y arteroesclerosis.

La relación entre el colesterol LDL y HDL se considera mucho más importante que el nivel total de colesterol. Este ratio debe ser inferior a cuatro, preferiblemente, inferior a tres. Esto significa que el colesterol LDL no debe ser cuatro veces superior a la cantidad de colesterol LDL en la sangre.

La relación entre el colesterol LDL y HDL es muy importante

Además del nivel de colesterol total, el ratio colesterol HDL y colesterol LDL también es importante para determinar el riesgo de ataques al corazón y embolias cerebrales. Si el rato de colesterol LDL-HDL es 3:1 o inferior, el riesgo es bajo. Idealmente, los niveles de colesterol LDL debe ser inferiores a 100 mg por dL de sangre y el colesterol HDL (colesterol “bueno”) 40 mg por dL de sangre aproximadamente, o superior.

Valores de colesterol LDL más altos pueden provocar un ataque al corazón. Si el ratio es 4:1 o superior (LDL con respecto a HDL) el riesgo es considerado alto.

¿Cuáles son las consecuencias de niveles de colesterol altos?

Nivel de colesterol, arteroesclerosis y amino ácidos Un nivel de colesterol alto provoca un deterioro de las arterias. Los lípidos de la sangre se adhieren a las paredes interiores (endotelio) de los vasos sanguíneos. Al principio, la acumulación, o placa, presenta una consistencia esponjosa, que se endurece a lo largo de los años.

Se produce una disminución gradual del flujo sanguíneo por el vaso, hasta que, finalmente, se bloquea por completo. Además, los procesos metabólicos del interior de los vasos sanguíneos sufren un desequilibrio, lo que provoca que ya no puedan dilatarse lo suficiente. La presión sanguínea alta (hipertensión) es otra consecuencia a largo plazo de los niveles de colesterol altos.

Si además de los niveles de lípidos elevados , también existen factores de riesgo de arteroesclerosis, resulta indispensable reducir el nivel de colesterol alto. Estos son otros factores de riesgo que provocan el endurecimiento de las arterias:

  • Exceso de peso/obesidad
  • Tabaquismo
  • Sedentarismo
  • Presión sanguínea alta
  • Diabetes Mellitus
  • Niveles altos de homocisteína.

La arteroesclerosis (vasos sanguíneos dañados) es el desencadenante de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, trastornos circulatorios y, en los hombres, disfunción erectil.

Amino ácidos y metabolismo de lípidos/niveles de colesterol

Amino ácidos

L-carnitina

Reducir los niveles de colesterolLa L-carnitina transporta ácidos grasos hacia las células, donde se transforman en energía. Varios estudios realizados con L-carnitina demostraron que esta sustancia puede ayudar a reducir los niveles de colesterol. Esto se consiguió disminuyendo los niveles de colesterol “malo” LDL. Los niveles de colesterol “bueno” (HDL) se mantuvieron constantes entre los participantes.

1

En otro estudio, los participantes tomaron 900 mg de L-carnitina durante un periodo de ocho semanas. Los participantes en el estudio experimentaron una reducción considerable de sus niveles de colesterol.2 Los niveles de colesterol también mejoraron en pacientes con trastornos en el metabolismo de lípidos tras recibir 3.000 mg de L-carnitina al día durante seis semanas. 3 Se produjo un descenso de los niveles de triglicéridos en sangre y mejoró el ratio entre colesterol total y colesterol HDL.

Taurina

La taurina estimula el flujo biliar. También tiene propiedades que disminuyen la presión sanguínea. Un nivel de colesterol alto provoca un mayor riesgo de coágulos sanguíneos (trombosis). Se ha observado que la taurina disminuye las probabilidades agregación plaquetaria. 4

L-arginina

La arginina favorece la flexibilidad de los vasos sanguíneos y, con ello ayuda al organismo a regular la presión sanguínea de forma natural. En estudios que usaron arginina, también se observó que el nivel de colesterol podía reducirse en un 10 %. 5

Otro estudio descubrió que la suplementación con L-arginina provocaba una reducción de la formación de coágulos sanguíneos. 6

Vitaminas

Vitamina C

La vitamina C (ácido ascórbico) se encarga de transformar el colesterol en ácidos biliares. Una revisión sistemática de 13 ensayos clínicos permitió descubrir que el consumo de vitamina C puede reducir considerablemente los triglicéridos y el colesterol LDL. La dosis recomendada es de 500 mg de vitamina C al día o más. 7

Vitamina E

La vitamina E inhibe la oxidación del colesterol LDL y sus propiedades anti oxidantes contribuyen a proteger las células. Se recomienda tomar vitamina E con vitamina C. 8 La dosis diaria debe ser de 36 mg de vitamina E al día como mínimo.

Niacina (vitamina B3)

La niacina goza de una especial popularidad en Estados Unidos y sus efectos han sido objeto de numerosos estudios. Al realizar una búsqueda de investigaciones sobre la niacina en las bibliotecas médicas, siempre salen más de mil entradas. A la niacina se le atribuye una ligera disminución de los niveles de colesterol LDL y un aumento del colesterol HDL.

En un estudio reciente, la suplementación extrema con niacina con una dosis de 200 mg al día (120 veces la tolerancia recomendada) no resultó tener efecto positivo alguno en enfermedades cardiovasculares. Resulta mejor consumir solamente una dosis de hasta 100 mg al día (6 veces la tolerancia recomendada). Los resultados de las investigaciones no aclaran esta cuestión.

Minerales/oligoelementos

Cinc

El cinc participa en una gran cantidad de procesos enzimáticos y es un elemento indispensable para regular el metabolismo lípido.

Fitosterinas

Las fitosterinas y fitosteroles son sustancias vegetales capaces de reducir los niveles de colesterol. Los estudios que demuestran sus efectos también han sido ratificados por la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria). 9

Varios estudios prestigiosos han declarado que el consumo de fitosterinas puede disminuir los niveles de colesterol entre un 10 % y 15 %.

Dieta baja en colesterol

Dietas bajas en colesterolEl consumo de alimentos influye enormemente en los niveles de colesterol. Con cambios deliberados en la dieta se puede reducir considerablemente la cantidad de colesterol consumida a través de los alimentos. Por ejemplo, 100 gramos de mantequilla contienen 240 mg de colesterol, pero 100 gramos de margarina solo contienen 7 mg de colesterol.

Una norma básica general: conviene evitar las comidas ricas en grasas animales. Las frutas y verduras son recomendables porque no contienen colesterol. El consumo de grasas no saturadas (omega 3) como las del pescado (salmón), aceite de oliva, aceite de girasol o aceite de cardo aporta al organismo las grasas que necesita.

Si bien se recomienda comer pesado en casos de hipercolesterolemia, el marisco (cangrejo, gambas, langosta, etc) hay que evitarlo. Estos productos tienen mucho colesterol.

Estos alimentos son esencialmente saludables y recomendables. No aumentan los niveles de colesterol:

  • Fruta y verdura
  • Sobre todo, las pectinas que contienen las manzanas y saponinas de los guisantes se unen a los ácidos biliares y, de esta forma, disminuyen en colesterol.
  • Pan, cereales
  • Jengibre, ajo
  • Aceite de oliva, aceite de girasol, aceite de cardo
  • Aves de corral (sin la piel, que contiene mucha grasa)
  • Leche, yogur
  • Pasta integral
  • Pescado
  • Frutos secos (nueces, almendras, etc.)

Alimentos ricos en grasas animales que conviene evitar:

  • Comidas de origen animal, especialmente ternera y cerdo con demasiada grasa
  • Yema de huevo
  • Pasta de huevo
  • Mantequilla
  • Nata
  • Caramelos
  • Algunas nueces (las de macadamia, por ejemplo)
  • Marisco (gambas, langostas, cangrejos)

Freír la comida también añade colesterol.

El ejercicio y el estilo de vida repercute en los niveles de colesterol

Disminuir el colesterol mediante el ejercicioHacer suficiente ejercicio es importante para la salud de los vasos sanguíneos y disminuye los niveles de colesterol LDL.

La nicotina y el alcohol contribuyen a aumentar los niveles de colesterol y, por ende, aumentan, directa o indirectamente, los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, hay que evitar ambas sustancias.

Medicamentos

Los medicamentos para reducir los niveles de colesterol deben tomarse únicamente con receta médica. Es complicado administrarlos y tienen efectos secundarios.

Las estatinas son un tipo de medicamento que puede reducir el nivel de colesterol. Las estatinas inhiben una enzima que se encarga de producir la proteína LDL en el hígado. Pueden reducir el colesterol en un 30 % y también suelen denominarse “inhibidores CSE”.

Los inhibidores de absorción de colesterol son medicamentos que se adhieren a la mucosa del intestino delgado y allí inhiben la absorción del colesterol de la comida. Los inhibidores de absorción de colesterol también suelen denominarse inhibidores.

Los fibratos reducen la producción de triglicéridos en el hígado y, por lo tanto, tienen efectos positivos en los niveles de triglicéridos en la sangre. También ayudar a subir los niveles de colesterol HDL. Los fibratos reducen el colesterol LDL entre un 5 % y un 20 %, aunque no son tan efectivos con las estatinas. Uno de los inconvenientes de los fibratos es que pueden producir piedras en la vesícula biliar. Además, muchos pacientes refieren dolores musculares y problemas digestivos como efectos secundarios del consumo de fibratos.

Niveles de homocisteína altos

Los valores de homocisteína altos son similares a los valores de lípidos en sangre altos, en lo referente al daño que pueden provocar. Si la homocisteína de los desechos del organismo no se descompone suficientemente, se acumula en grandes concentraciones en la sangre y se adhiere en las paredes interiores de los vasos sanguíneos. Las consecuencias son parecidas a las de un nivel de colesterol alto: depósitos arteriales, arteroesclerosis, trastornos circulatorios con el consiguiente daño a los órganos, disfunción erectil y un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular. Más información sobre los niveles de homocisteína aquí.

¡Más información aquí!

¿Qué complementos nutritivos reducen el colesterol?

Las fórmulas buenas y las materias primas de primera no tienen que ser caras. Estos amino ácidos y vitaminas le ayudarán a reforzar sus niveles de lípidos en sangre.
¡Más información aquí!

Bibliografía:

  1. Hopkins, J.; “Efecto de la carnitina en el colesterol HDL en la sangre: informe sobre dos casos”; Medical Journal (1982)Vol. 150, número 2, páginas. 51-54)
  2. Maebashi M et al.; “Efecto de la carnitina en la reducción de lípidos en pacientes con hiperlipoproteinemia tipo IV”; Lancet (1978) 2: 805-807
  3. Pola, P. et al.; “Carnitina en la terapia de pacientes dislipidémicos”; Curr Ther Res (1980) 27: 763-764
  4. Chapman, R.A., Suleinan, M.S. & Earm, Y.E. (1993) “La taurina y el corazón”, Cardiovascular Research, Volumen 27, número 3, (páginas 358-363)
  5. Hursen, M., Regan, M.C., Kirk S.J. ;”Efectos metabólicos de la arginina en población mayor sana”; Journal of Parenteral and Enteral Nutrition, 1995, Volumen 19, páginas 227-230
  6. Palloshi, A., Fragasso, G., Piatti, P., Monti, L.D., Setola, E., Valsecchi, G., Galuccio, E., Chierchia, S.L. & Margonato, A.; “Efecto de la L-argninia oral en la presión sanguínea y síntomas y función endotelial en pacientes con hipertensión sistémica, Pruebas de ejercicio positivas y arterias coronarias normales”; The American Journal of Cardiology, (2004)Volumen 93, páginas 933-935
  7. McRae MP et al.; “La suplementación de vitamina C reduce el colesterol de lipoproteína de baja densidad en la sangre y los triglicéridos: un meta análisis de 13 estudios aleatorios controlados”; J Chiropract Med 2008; 7; 248-58
  8. Clarke, MW, et al.; “La vitamina E en salud y enfermedades humanas”; Crit Clin Lab Sci; 2008; 45 (5): 417-450
  9. http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/doc/2203.pdf p.8
Share and help your friends!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr