En términos generales, se ha convertido a los 40 como la edad reconocida universalmente y virtual fin de la capacidad de una mujer para concebir. La noción de que un embarazo después de los 40 años no es posible, y su consecuencia, que casi todas las mujeres menores de 40 años no tienen problemas para quedarse embarazada, son difíciles de combatir.

Pero ambas no son completamente ciertas. Las posibilidades de que una mujer se quede embarazada, o, por el contrario, su probabilidad de infertilidad, cambia después de los 20 años. Pero con un poco de suerte, una mujer por encima de los cuarenta todavía puede tener un hijo, incluso sin medidas especiales, tales como la fertilización in vitro (FIV).

Probabilidad de embarazo según la edad

A una edad muy joven, la probabilidad de quedar embarazada después de tres meses de relaciones sexuales regulares sin protección es un poco menos del 86 %. A los 25 años, las probabilidades comienzan a disminuir de manera significativa. Después de los 35 años, la probabilidad de quedar embarazada tras tres meses de relaciones sexuales sin protección es sólo del 50 %.

La causa: la ovulación no ocurre con cada periodo. Además, no todas las condiciones biológicas de una mujer a los 35 son tan buenas como lo eran a los 20 años. El siguiente gráfico muestra cómo la probabilidad de embarazo disminuye con la edad:

Edad de una mujer y probabilidad de embarazo

 

Probabilidad de infertilidad y edad de la mujer

En una escala similar, la probabilidad de infertilidad aumenta con la edad. Infertilidad se refiere a la incapacidad para concebir después de un año de relaciones sexuales regulares sin protección.

La siguiente gráfica muestra la probabilidad de infertilidad en tanto por ciento:

edad y probabilidad de infertilidad en la mujer

 

Por ello, la planificación de un embarazo y la adopción de hábitos que tengan un impacto positivo sobre las posibilidades de quedar embarazada son de particular importancia para las mujeres de 30 o más.

¿Puede una mujer aumentar su fertilidad?

Todo indica que una dieta saludable, peso normal, evitar contaminantes ambientales y metales pesados, así como la reducción del estrés, tendría un efecto positivo no sólo sobre la fertilidad de un hombre, sino también de una mujer. Sin embargo, no hay evidencias científicas que lo demuestren.

¿Qué se recomienda para un embarazo saludable?

Las mujeres pueden influir positivamente en el transcurso de su embarazo. El ácido fólico, los ácidos grasos omega-3 (DHA y EPA del aceite de pescado), el hierro y las vitaminas B son esenciales para el desarrollo del feto desde las primeras semanas y meses del embarazo. Muchos estudios muestran que las mujeres que complementan su dieta con estos nutrientes esenciales desde antes del embarazo hasta durante la lactancia materna, experimentaron significativamente menos complicaciones. También hay fuertes indicios de que estos nutrientes tienen un efecto positivo en el desarrollo de las habilidades motoras, del cerebro y del sistema inmunológico del bebé.

El desarrollo del niño ya está predeterminado antes del embarazo. Casi el 85 % de todas las mujeres en Europa muestran un déficit en ácido fólico. Éste aumenta el riesgo de espina bífida (cierre incompleto del tubo neural del feto) en cuatro veces. Por lo tanto, los ginecólogos recomiendan que las mujeres comiencen a complementar su dieta con nutrientes específicos cuando se encuentran en la fase de planificación de un embarazo. Dado que lleva varias semanas que una mujer descubra que está embarazada, durante este periodo el déficit de ácido fólico puede haber causado ya daños irreversibles en el feto.

Las posibilidades de quedar embarazada se pueden mejorar con las siguientes medidas:

  1. Determinar los días en los que se es fértil y tener relaciones sexuales durante esos días (desde tres días antes hasta un día después).
  2. Se recomienda a los hombres abstinencia justo antes de los días fértiles.
  3. La administración de suplementos con oligoelementos, vitaminas, aminoácidos y antioxidantes puede ayudar significativamente a mejorar el desarrollo del esperma. Saber más aquí.

Una dieta saludable probablemente no es suficiente para aumentar la probabilidad de quedar embarazada en una mujer.

Share and help your friends...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Tumblr0